Abdominoplastia

Introducción: La abdominoplastia es aquella cirugía que tiene como finalidad la reparación de la musculatura abdominal y la eliminación de la piel y grasa excedente. 

Muchas pacientes creen que la abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que se realiza para «quitar y estirar» la piel del abdomen. Para mí, la eliminación de la piel sobrante es sólo una consecuencia natural de la reparación de la pared abdominal.
Cuando realizo una abdominoplastia lo más importante para mí es el reparar toda la musculatura abdominal, que se dió de sí con el embarazo o con las ganancias de peso y que no volvió a su estado natural posteriormente.
Del mismo modo, un abdomen no será nunca plano si no reparamos la pared abdominal bien ya que la piel se va a adaptar al volumen de la pared abdominal que hay debajo.
Las estrías abdominales suelen estar por debajo del ombligo y habitualmente toda esta piel se elimina en la abdominoplastia. Aquellas estrías que estén por encima del ombligo, aunque tienden a disimularse tras el tensado de la piel, no pueden eliminarse por completo. 

Procedimiento: La abdominoplastia convencional se realiza a partir de una incisión baja en el abdomen o a veces a partir de una cicatriz de cesárea previa (que posteriormente quedará tapada por la ropa interior) que nos permite reparar la musculatura abdominal cuando ésta se encuentra dañada (diastasis de rectos abdominales). La reparación de la musculatura abdominal se realiza mediante una plicatura (sutura interna) de los músculos rectos abdominales para volver a juntarlos en el centro, corrigiendo también las hernias si las hubiera. Una vez el vientre queda plano, se elimina la cantidad de piel y grasa sobrante y se reconstruye el ombligo en una posición anatómica y con una forma más alargada y rejuvenecida. Habitualmente, suele acompañarse de liposucción abdominal moderada y de liposucción de flancos.
En determinadas pacientes, la debilidad muscular es solo infraumbilical y es suficiente con una miniabdominoplastia; esta no requiere la reconstrucción del ombligo y es una cirugía menos agresiva.  

Información práctica: La cirugía de la abdominoplastia se realiza bajo anestesia general y requiere una noche de ingreso. Habitualmente se deja un drenaje abdominal durante 24 horas hasta que se inicie la deambulación para evitar el acúmulo de líquido. El drenaje suele retirarse al alta y de forma totalmente indolora.
Personalmente, realizo un bloqueo de los nervios intercostales que conducen el dolor durante la cirugía y esto permite un postoperatorio muy poco doloroso. Es suficiente con el tratamiento del dolor con analgésicos orales. El paciente puede deambular desde el día siguiente a la cirugía y hacer una vida normal evitando esfuerzos intensos durante las dos semanas postoperatorias.
Es muy importante un tratamiento exquisito de las heridas para asegurar una correcta cicatrización. La recuperación suele ser completa al mes de la cirugía.
El resultado definitivo suele verse a los 6 meses de la intervención. 


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.