Rinoplastia

RINPLASTIA

Introducción: La nariz está en la parte más central de la cara y por ello tiene una elevada carga de la estética facial.
La rinoplastia puede cambiar tanto el largo como el ancho de tu nariz, así como las proporciones y el volumen de los componentes que la forman.
Pequeños cambios en dorso y punta nasal pueden enaltecer tu belleza en gran medida. Aunque existen unas reglas estéticas generales, el buen resultado dependerá de conseguir una buena armonía entre la nariz y las demás estructuras de la cara, siempre de manera natural para evitar la forma de “nariz operada”.
No hay que olvidar que la función principal de la nariz es la respiratoria. Durante este procedimiento también pueden solucionarse problemas respiratorios relacionados con el tabique nasal (rinoseptoplastia) o los cornetes nasales. 

La rinoplastia es una cirugía de detalles, donde cada milímetro cuenta. Para muchos es la cirugía plástica facial más difícil, no tanto por la técnica quirúrgica sino por la dificultad de prever los resultados definitivos tras el periodo de cicatrización. Es muy importante seguir los consejos de tu cirujano al pie de la letra durante el periodo de recuperación y tener paciencia, puesto que los resultados definitivos no pueden observarse en muchos casos hasta el año de la cirugía.
En mi opinión, la nariz es la estructura más importante para darle el “carácter” a una cara y, éste no debe cambiarse en exceso. Siempre mantengo los rasgos originales más característicos de la nariz, intentando suavizarlos y remodelarlos para conseguir un balance estético más agradable con el resto de la cara. Creo que es un error el borrado de estos rasgos ya que acabas obteniendo todas las narices iguales.
Es, por otro lado, una cirugía muy agradecida con un alto grado de satisfacción por parte de los pacientes.

Procedimiento: Existen dos técnicas en general, la Rinoplastia abierta y la rinoplastia cerrada. El único cambio radica en si se realiza una pequeña cicatriz en la columela o no. Esta cicatriz será totalmente inapreciable con el tiempo. La indicación de una u otra técnica se personalizará en función de cada caso, ya que cada técnica tiene sus pros y sus contras, que serán explicados con detenimiento en consulta. 

Información práctica: La rinoplastia se realiza habitualmente bajo anestesia general y precisa de una noche de ingreso. En algunos casos concretos puede realizarse bajo anestesia local y sedación y de manera ambulatoria. No es una cirugía especialmente dolorosa, es suficiente el tratamiento postoperatorio con analgésicos orales. Habitualmente no se emplean tapones nasales, sólo se requiere una férula nasal durante 1 semana. Es muy importante evitar esfuerzos o actividades que puedan comportar un golpe en la nariz hasta el mes de la cirugía. La punta nasal suele ser la última estructura en desinflamarse.
La cicatrización es muy importante en esta cirugía en concreto, así no podremos ver un resultado definitivo hasta los 6 meses de la intervención. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.